Colt International Ltd.

Licenciatario exclusivo para la República Argentina.

Novedades

¿Si no puede ver, hacia donde va a correr en un incendio?

Introducción a los sistemas de extracción de humos
por vías naturales en caso de incendio
.

Los sistemas de extracción de humos en caso de incendio están diseñados para que la acumulación de humos se mantenga por encima del nivel de transito de las personas. De esta forma, los ocupantes de los edificios visualizan las vías de escape, los equipos de rescate actúan de forma más efectiva y los bomberos identifican la base del foco ígneo con mayor facilidad.

Los potenciales focos de incendio surgen a partir de la asociación inadecuada de elementos combustibles con conductas riesgosas. En espacios públicos o edificios comerciales con alta afluencia de público, los potenciales focos de incendio significan riesgos latentes, ya que se ignoran las conductas posibles de sus ocupantes. En países como la Argentina, no contamos con conciencia civil elevada acerca de estos riesgos, por lo que debemos tener especial cuidado. 

Introducción

Foto

Los sistemas de extracción de humos se diseñan sobre la premisa de contención y evacuación de humos. La contención se logra por intermedio de barreras físicas que impiden la dispersión de gases tóxicos a través de todo el edificio y se evacuan por medio de equipos de movimiento de aire, ya sean naturales o forzados.

Existen normas de aplicación en todos los países europeos y asiáticos (British Standard 7346 / DIN 18.232, por ejemplo) en donde la hipótesis de un posible conflicto bélico impulsó la puesta en práctica de normativas que regulan el cálculo y la disposición de estos sistemas en edificios comerciales, culturales o industriales. Estas normas están afianzadas con un trabajo de “scoring” exhaustivo que permite la reducción de primas de seguro en bienes inmuebles que cuenten con sistemas de extracción de humos.

Estas normativas establecen una serie de parámetros que se utilizan para dimensionar los sistemas de extracción de humos que se requieren en cada circunstancia. Entre ellos se destacan: carga de fuego según destino del edificio, altura posible de acumulación de gases tóxicos hasta la cubierta, áreas máximas de zonificación y superficie aerodinámica de evacuación.

A su vez se establecen criterios de cálculo teniendo en cuenta: la protección de los habitantes, de los bienes y del edificio en sí. Y por último favorecen el uso de extractores de humos naturales (Exutorios) en todas aquellas estructuras edilicias en donde la arquitectura espacial lo permite, como por ejemplo edificios de un solo nivel, edificios con mezanines, edificios de varios niveles comunicados a través de atrios o dobles alturas.

Exutorios

Foto

Los extractores de humos naturales, también llamados exutorios son equipos de apertura natural, diseñados bajo la premisa “falla-abre”. Estos equipos se accionan a través de actuadores manuales, neumáticos o eléctricos y en todos los casos cuentan con resortes antagónicos diseñados para mantener los exutorios abiertos en reposo. Esto garantiza su apertura en caso de incendio aún cuando existan fallas por corte de energía eléctrica, aire comprimido o fallas de tipo mecánico.

Las normas europeas establecen además el uso de fusibles bimetálicos de apertura por dilatación, de está forma se asegura la apertura de los exutorios (independientemente de las condiciones de funcionamiento del sistema) en tanto entren en contacto con los gases calientes producidos por un incendio. Esta capacidad de evacuar gases calientes aún sin energía o conexión con las fuentes de alimentación representa una de las principales ventajas de los exutorios en comparación a los ventiladores de alta temperatura.

Los exutorios cumplen con una función secundaría, pero no menos importante, que es la ventilación día a día, permitiendo la renovación de aire viciado o la extracción de aire cuando éste se encuentre a mayor temperatura que el exterior, en el plano de la cubierta, en edificios climatizados. Los diversos modelos de exutorios también obedecen a cuestiones arquitectónicas tales como la estética, la adaptabilidad a diversos sistemas constructivos o los criterios de aislación térmica o acústica.

Preguntas frecuentes

¿La extracción de humos, no implica el ingreso de oxigeno, avivando el fuego?

La evacuación de humos en caso de incendio no requiere inyección de importantes caudales de aire para su funcionamiento. De hecho, los edificios en donde la arquitectura permite el uso de sistemas de extracción de humos en caso de incendio por vías naturales (centros comerciales, hoteles, plantas industriales, teatros, etc.) suelen contar con volúmenes edilicios de gran envergadura, donde los caudales de inyección, provocados por la extracción de gases calientes, no ejercen aumentos significativos en el total de aire alojado dentro del edificio.

En los últimos veinte años, bomberos de diversas partes del mundo han optado a favor de la evacuación de humos en oposición al confinamiento de oxigeno. Ya que la evacuación de humos permite una salida más inmediata de las personas (minimizando los riesgos de asfixia o intoxicación) y la correcta visualización de la base del fuego, por parte de los bomberos, para combatirlo. 

¿El viento afecta a la extracción de humos?

Los exutorios deben tener en cuenta la injerencia de los vientos en la solución aerodinámica de su diseño. Esto produce la utilización, en los diferentes proyectos, de deflectores o barreras que permitan la evacuación de gases tóxicos exclusivamente por condiciones internas de los edificios (creadas por la diferencia de presiones surgidas de la velocidad ascensional de los gases calientes). En instalaciones de exutorios ubicados en forma vertical, en paredes laterales o en faldones de cubierta muy pronunciados, se deben utilizar sensores de vientos que permitan la apertura de los equipos ubicados a barlovento.

Aplicaciones

Foto

Como se explica en el transcurso del presente artículo, el uso de sistemas de extracción de humos es un complemento vital para los sistemas de protección contra incendio, debido a que las victimas de los incendios adolecen de asfixia o distintos tipos de afecciones del sistema respiratorio.

Es importante optar por el uso de exutorios de apertura natural en vez de los sistemas forzados, ya que no requieren energía durante el siniestro para la evacuación de gases y permiten una distribución más eficaz en la planta del edificio.

Para que esto sea posible, los locales a evacuar deben tener contacto directo con la cubierta o contar con dos laterales paralelos hacia el exterior. Es por esto que las aplicaciones más comunes de los sistemas de extracción de humos en caso de incendio son edificios comerciales, industriales, culturales o institucionales de mediana y gran envergadura, como por ejemplo, centros comerciales, cines, teatros, gomerías, supermercados, discotecas, concesionarias de automóviles, depósitos, fábricas, edificios de oficinas, hoteles, entre otros.


Arq. Ari Low Tanne
Project Manager
ETM S.A.


Nota publicada en la revista CLIMA en Abril de 2005.

[ Página Principal ] [ La Empresa ] [ Novedades ] [ Productos ] [ Contacto ]
Copyright © 2016 - ETM S.A. Todos los derechos reservados